martes, 25 de junio de 2013

La felicidad que brinda el café c(_)

Existen muchas opiniones respecto a los malos efectos de tomar café con asiduidad; creo, que no sigo ninguna. Y es que en algún sitio leí que esas ideas eran arcaicas y que no tenía una gran justificación seguir enseñando en las escuelas de medicina que el café era algo terrible y que no debía ser jamás ingerido pues afectaba la vida de formas muy negativas. Sé que se increparán sobre la falta de la fuente de dicha información y por desgracia, justo ahora no la tengo a la mano. Pero eso no es lo más importante de esta información.

Lo más importante es que de los peores demonios asignados al café es que produce una fuerte descalcificación, razón por la que está contraindicado para su ingesta en niños, pues se cree merma el desarrollo óseo y afecta severamente. Hay una fuente, al menos una que he consultado, donde se incluyen argumentos para refutar tanta malig
nidad asignada de forma casi arbitraria al café. En donde nos dicen que bastará con tomar el equivalente a una cucharada de leche para sobreponerse a los efectos descalcificantes de una taza de café y, que los efectos sobre la vida de las personas que ingieren café también están bastante exagerados al no ser realizados con toda imparcialidad.

Una de las partes del artículo que menciono que me pareció de mayor importancia fue: Todas las observaciones implicando bebidas que contienen cafeína como un factor de riesgo para la osteoporosis han sido hechas en poblaciones que consumen sustancialmente menos calcio del óptimo.

La referencia a esta corta reseña es

Effects of caffeine on bone and the calcium economy
R.P. Heaney*
Food and Chemical Toxicology 40 (2002) 1263–1270